lunes, 6 de julio de 2009

AYAX BARNES POR GUSTAVO ROLDAN


Para mí Barnes era una de mis principales referencias. De esas que uno guarda durante toda la vida, junto con el Napoleón ilustrador de libros para pibes, Grillo y Sábat. A todos los conocí aprendiendo a leer con los Polidoro y se me grabaron en la retina como un momento impresionante e insuperable de la gráfica argentina. La primera vez que vine a Barcelona, en el 93, por pura casualidad me alojé en un hotelucho del barrio del Raval. Vino a buscarme Horacio Elena y en cuanto me subo al coche, me dijo señalando la puerta de al lado del hotel: Aquí vive el Pacho Barnes. Le pedí el teléfono y al día siguiente lo llamé desde el teléfono público de la esquina. "Si estás al pedo, venite ahora", me dijo Pacho. Cinco minutos después, el tipo me abría la puerta de su casa, me daba charla, miraba mis carpetas y mis libros y se resistía un poco a mostrarme sus dibujos, de puro darle poca bola, nomás. Pero el estudio estaba lleno de cosas con sus garabatos amontonados en los estantes. Rollos de papél higiénico con caritas, cajas de huevos transformadas en personajes y unos cuantos dibujos hechos con brea, la misma técnica del libro "El pueblo que no quería ser gris", para mí su trabajo más potente. Cuando le empecé a preguntar un poco, el tipo se fue aflojando y empezó a abrir carpetas y carpetas. Parecía orgulloso de lograr que el dibujo con brea no tuviera relieve, Lo decía mientras les pasaba el dedo encima muy suave. Me mostró una tonelada de dibujos, charlamos mucho durante horas y me dió un empuje tremendo para que mostrase mis cosas en editoriales catalanas. Curiosamente, tenía poco trabajo, protestaba, porque era protestón con fundamento, pero no se quejaba. Creo que aquí no supieron darse cuenta del monstruo que tenían tan a mano.Qué decir que yo estaba completamente maravillado. Con sus dibujos y con él. Nnos vimos un par de veces más. A mí me habían dado cita en algunas editoriales para muchos días después y me había quedado sin guita, me tenía que volver a Holanda, que en esa época estaba viviendo allá, entónces el Pacho Me dijo: "No seas boludo, quedate y hacé las entrevistas. Quedate en casa y te ahorrás el hotél". Casi no me conocía y me ofreció su casa en una época complicada. Me quedé diez días. Tanto pacho, como Beatríz Doumerc, me trataron de puta madre. Y hablabamos todo el tiempo, mientras veíamos Mac Giver, que le encataba y se cagaba de risa de lo boluda que era la serie. Durante esos días magníficos me empaché de dibujos extraordinarios, me contaron sus idas y vueltas, me enteré que Europa no era la mina de oro que muchos creemos que és y conocí las deliciosas huevas de pescado que preparaba Beatríz.Hice mis entrevistas y me volví a Holanda. Al poco tiempo me encargaron mi primer libro en Cataluña. Lo hice y decidí venir a ntregarlo en mano, porque me había flipado con Barcelona. Lo llamé a Pacho para mostrárcelo antes de entregarlo. Me atendíó Beatríz diciendome que estaba internado grave en un hospital y que era mejor no verlo.Volví a casa y unos dos meses después me enteré que Pacho se había muerto.Pacho dejó muchísimos dibujos, collajes, historietas y libros sin editar y sobre todo muchísimos libros que merecen una buena reedición ¡ya! A ver quién se aviva. El eclipse ya hizo lo suyo, pero creo que deberían prestar atención unos cuantos otros.Aclaro que Beatriz todavía vive en la misma casa y que sigue escribiendo, La veo muy esporádicamente. La última vez que la ví me regaló un dibujito chico de Pacho, de los que usaban como encabezamiento de un suplemento infantíl que hacían los dos para un periódico de Italia. (es el que está arriba en el cuadrito).






El blog de Gustavo Roldan: http://gustavoroldan.blogspot.com/

15 comentarios:

CALVI! dijo...

Que texto emocionante, che.
Gracias.
CALVI

Dibujador dijo...

me acabo de dar una panzada de Roldán en su blog. Voy a dormir esta noche como un bebé.

gustavo roldan dijo...

Diego: qué decirete: Me alegra muchísimo haber aportado una piedrita a esta especie de enciclopedia que estaba faltando y que vos estás haciendo con este blog.
Y gracias por haber puesto mi link, cumpa, muchas gracias.
Y un detalle más: Pacho era alto, desgarbado y flaco. Y con los dedos movedizos. Y tenía barba canosa. Era un fenómeno.

Maga dijo...

buenisimo!!! impresionante tu blog.
Saludos! M.

María W. dijo...

¡Qué maravilla de historia,de pedazo de vida, don Roldán!
Excelente iniciativa, Diego.

clara dijo...

Qué bueno!
En una librería de usados y por muy poco dinero compré un tesoro:los 6 tomos de la Enciclopedia El Quillet de los Niños. Con ilustraciones hermosísimas de Barnes, Enrique Breccia y Oski... No dejo de descubrir cosas nuevas cada vez que miro los dibujos.

Diego A. Parés dijo...

Clara, justo de eso me estuvo hablando Calvi.
Copate y escaneá algo de cada uno, por favor!

Podeti dijo...

Uhhh, qué materialazo!!!

Y una gran revelación, yo hubiera jurado que Roldán era más bien un Napoleoniano de raza pura, pero se ve que Barnes también anduvo por ahí... Qué difícil es a veces leer influencias!

loitt dijo...

Que buenos dibujos.

Chuki dijo...

Y hay algo de los grabados del viejo PAez tambien,en esos laburos del "pueblo gris" no? Exelentes.

Delius dijo...

Para mí Ayax Barnes es un referente de dibujo e ilustración inigualable y original, también lo conocí de chica leyendo los libros del fce, es muy inspirador ver todas sus creaciones, siempre lo consulto y copio en un cuaderno que tengo en donde apunto hallazgos de dibujantes que me interesan; me encanta como resuelve los objetos de una manera breve y contundente. Me emocionó profunadmente tu relato Gustavo y me parecieron muy interesantes todas las opiniones que aportaron datos sobre él (yo pensaba que era uruguayo, por ejemplo). Coincido además con Grillo con respecto a la experiencia editorial de trabajar con un equipo de gente brillante, creo que en ese momento se respiró un aire sumamente renovador en nuestro país y vieron la luz hermosas ediciones fruto de un interés y un respeto por el trabajo que cada uno hacía y proponía (no me imagino a nadie discutiéndole al Negro Díaz la utilización de tres dobles páginas seguidas para narrar sólo con ilustración la secuencia de acercamiento de Goliat, en el caso de los cuentos de la Biblia, por ejemplo).
Todos esos libros y esos ilustradores están en mi inconsciente, en mi consciente y en mi corazón. Ayax Barnes me parece uno de los dibujantes más personales y grossos que tuvo nuestro país, se tomaba el trabajo con alegría, inteligencia y libertad y eso no puede simularse, se ve a la legua.

Delius dijo...

Releo el comment y me doy cuenta de que escribí fce queriendo referirme al centro editor de américa latina, cosas de escribir a las chapas, corregido entonces, saludos.

Isol dijo...

¡Qué buen post, que dibujos geniales!
¿se podrá conseguir este libro? Qué buena experiencia la del amiguete Gustavo.
Yo tengo escaneados algunos de los dibujos que Barnes hizo para los cuentos de Polidoro, los muestro junto con los de Napoleón y Sábat, esa colección es realmente un tesoro...y creo que nos inspiró a muchos a seguir este camino de dibujantes ilustradores. La libertad contagia.
¡Saludos, Diego y colegas!

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Sabés donde se puede conseguir el libro??